image2

Más vacas por la paz

El pasado 8 de Octubre se llevó a cabo la gran cena Una Vaca por la Paz en el club el Nogal de la ciudad de Bogotá. Al evento asistieron importantes figuras de la vida pública nacional, entre los que se encontraban dirigentes políticos como el procurador y gran parte de la bancada del centro democrático, deportistas como el Pibe Valderrama, dirigentes gremiales y actores. La cena estuvo ambientada por los reconocidos chefs: Harry Sasson, Leonor Espinosa, Humberto Sánchez y Mark Rausch con vinos de casa Ibañez.

La cena sirvió para que los principales organizadores del evento: Fundagan y Fedegan, pudieran recolectar dinero para proveer a campesinos de vacas preñadas. El programa le entrega una vaca a asociaciones y cooperativas de campesinos y a familias campesinas en condición de pobreza y la persona que la recibe se compromete a donar la primera cría del animal. Así pues, se crea un ciclo, en donde la persona recibe un beneficio, pero también está obligada a hacer una donación para que más personas puedan producir leche para su sustento.

En total, fueron donadas 1452 vacas por personas asistentes al evento, por particulares que quisieron apoyar y por gran cantidad de ganaderos que se sumaron a esta causa a lo largo de todo el país. Aunque la meta inicial de 2000 vacas no se cumplió, se alcanzó el 72.6%, número que se duplicará en algunos años cuando las vacas hayan engendrado sus crías.

El programa

Una Vaca por la Paz empezó en el 2010 con la donación de 10 vacas y un toro a mujeres víctimas de la violencia en el corregimiento de El Salado. Cada dos años se realizan cenas gourmet para apoyar esta iniciativa y, sin contar las vacas del 2014, ya se habían beneficiado más de 2000 familias. Ahora serán más de 3500 las familias beneficiadas y se prevé que las cifras que sigan duplicando con el paso de los años.

El programa ha tenido éxito porque los donantes y los ganaderos han vivido la situación real del país, alejados de las ciudades y en medio del campesinado. Saben de primera mano las situaciones precarias que viven y por ello se solidarizan con el gremio. Un gremio que ha sido azotado por la violencia, desplazando a miles de campesinos y despojándolos de familiares, tierras y ganados.

Con las vacas y la asistencia técnica prestada por Fedegan y por el Fondo Nacional del Ganado, a los campesinos se les enseña a pescar y no solo les da el pescado. Esta es la verdadera importancia de la donación, pues las familias se volverán productivas y podrán seguir adelante, teniendo sus propios productos y en algunos casos, montando microempresas que les ayudarán a salir de la situación de pobreza en la que viven.

@tomasjaramillor
Tomás Jaramillo Restrepo

Referencias

Fundagan. (s.d.). Una Vaca por la Paz. 12 de Noviembre de 2014, disponible en http://www.fundagan.org.co/site/raiz/fundaganprogramaunavaca.html

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *