Untitled

Fragmentación Hidráulica – Parte I

Las reservas de petróleo convencional en el mundo, es decir el crudo mas ligero, con menos contenido de azufre y fácil de extraer, son cada vez menores. Ante esta situación, la explotación de petróleo se ha volcado hacia la extracción de crudo no convencional, utilizando nuevos avances tecnológicos que han permitido la explotación de reservas de petróleo “difíciles” de extraer. La principal diferencia entre los dos tipos de petróleo es que, en un pozo de petróleo convencional, se puede extraer el crudo de manera sencilla ya que el petróleo fluye hacia fuera del pozo debido a la presión interna que hay dentro del mismo. El crudo se puede extraer fácilmente hasta que la presión disminuye y luego se utiliza el método de Inyección de fluido (agua, nitrógeno) para sacar lo que queda. En el caso del petróleo no convencional, la situación es distinta, ya que son gotas de petróleo y gas atrapadas entre las arcillas o latitas de la tierra, donde la única forma de sacar el petróleo es por medio de la fracturación hidráulica, un proceso muy costoso y con grandes impactos sobre el medio ambiente.

La fractura hidráulica, consiste en hacer un pozo vertical de unos 2500 metros de profundidad aproximadamente, luego girar el taladro 90 grados en sentido horizontal y seguir perforando entre 1000 y 3000 metros de longitud.[1] Luego se introduce tubería de acero desde la superficie hasta el final del pozo y se inyecta cemento en el espacio que hay entre la tubería y las paredes del pozo ,en los primeros cientos de metros para proteger los acuiferos y así el pozo quede totalmente aislado. [GG1] Una vez esto se ha realizado, se inyecta en el terreno agua mezclada con otros químicos (cloruro de sodio, acido acético, acido hidroclórico y sales de borato entre otros) con suficiente presión como para realizar grietas en la roca, generando un aumento en la permeabilidad[2]. Una vez terminado el proceso el hidrocarburo sale a la superficie mezclado con el agua que le fue inyectada.
La explotación de petróleo no convencional ha aumentado considerablemente en los últimos años y va a continuar creciendo. Se estima que en 2010 esta técnica estaba presente en aproximadamente el 60 % de los pozos de extracción en uso.”[3] La fractura hidráulica, ha permitió la extracción cientos de pozos de este tipo y ha permitido que las reservas de crudo mundial aumenten considerablemente. Sin embargo, también es una técnica que causa grandes impactos sobre el medio ambiente y que ha causado daños medio ambientales irreparables. Inclusive, a pesar que se usa en la mayoría de países, principalmente en los Estados Unidos, países como Francia, se han opuesto a la fractura hidráulica y de hecho han prohibido la utilización de esta técnica.
¿Es realmente la fragmentación hidráulica la mejor solución para la explotación de petróleo? ¿Cuáles son los impactos medio ambientales de esta técnica? ¿Qué se debe priorizar, la explotación de petróleo o el medio ambiente? Estos son algunos de los temas que se vana tratar en la segunda parte de este artículo.
José Manuel Prieto
@jmprieto259

[2] La permeabilidad es la capacidad que tiene un material de permitirle a un flujo que lo atraviese sin alterar su estructura interna. Se afirma que un material es permeable si deja pasar a través de él una cantidad apreciable de fluido en un tiempo dado, e impermeable si la cantidad de fluido es despreciable. “http://es.wikipedia.org/wiki/Permeabilidad

[3] Montgomery, Carl T. y Michael B. Smith (en inglés) «Hydraulic fracturing: History of an Enduring Technology»Society of Petroleum Engineers. Consultado el 14 de noviembre de 2013.


[GG1]Si bien entendí esto es sólo en los primeros cientos de metros para proteger los acuíferos. Y por fallas en esto es que se suceden los desastres del agua con gas que vimos.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *