Experiencias_de_Desarrollo_Sostenible

¿Por qué la gente no vuelve al campo?

El martes de la semana pasada se llevó a cabo en la universidad Javeriana un evento llamado EXPERIENCIAS SOSTENIBLES DE DESARROLLO RURAL EN COLOMBIA: Incidencia basada en la evidencia. #ExperienciasDlloRural . Este evento tenía “el interés de poner en diálogo una serie de experiencias de desarrollo rural provenientes de diversas regiones con las perspectivas de tomadores de decisiones al momento de definir apuestas políticas, de asignación de recursos y de movilización de voluntades institucionales y sociales”. Fueron pocos los cuestionamientos que se realizaron en este evento, realmente pocos… Sin embargo, en una de esas dudas se habló de algo de gran importancia que se puede resumir en una simple pregunta: ¿Por qué la gente no vuelve al campo? ¿Por qué los campesinos que vienen a estudiar a las ciudades no vuelven al campo? Esta pregunta la respondió magistralmente, conforme a mí parecer, uno de los campesinos que expuso una experiencia de desarrollo sostenible en Colombia.

A mi parecer, es tan interesante lo que dijo este campesino, oriundo de Los Palmitos-Sucre, que vale la pena transcribirlo. Sin más preámbulo esta es la razón por la que los campesinos no vuelven al campo según él:

Hace muy poquito yo era joven… Nosotros, en cuatro municipios del departamento de Sucre, hicimos una investigación participativa sobre la posición, condición y perspectiva de los jóvenes frente a la capitalización rural juvenil. Miramos que a nosotros, a través de los medios nos venden todas las oportunidades de la vida: grandes universidades, grandes edificios y ¿Por qué no? el imaginario de la mujer 90-60-90, mona… que para nosotros los costeños… Muchas cosas que allá no veíamos pero que pesaba para que nosotros empezáramos a emigrar hacia la ciudad. Lo que realmente encontrábamos al emigrar a la ciudad es que los jóvenes de hoy son la fuerza bruta laboral, que las oportunidades que nos encontrábamos eran en las famosas rusas. Encontramos a los jóvenes tirando mezcla y no siendo una fuerza productiva decisiva en la ciudad. Ahora bien, ¿qué pasa? Eso lo que hace es que los jóvenes que estamos en la ciudad, cada sábado, cada domingo, nos sintamos solos, esa soledad nos lleva al vicio. Es entonces, cuando pasan tres o cuatro años, cuando por fin nos damos cuenta que la ciudad nunca nos aceptó. En ese momento decidimos emprender la vuelta a nuestros territorio y precisamente cuando regresamos, pretendemos encontrar la misma casita y nos damos cuenta que el hermanito creció y que los amigos que teníamos los hemos perdido.

Les dejo una reflexión, tenemos que generar a los jóvenes esas oportunidades que hoy están en la ciudad, pero tenemos que generarlas en el campo. Porque aun así, si los jóvenes hoy vienen a hacer una carrera universitaria, ni siquiera pueden aplicar lo que estudiaron directamente en el campo, porque el diseño de los currículos educativos está diseñado para que nosotros empecemos a trabajar con multinacionales, más no para que generen desarrollo desde nuestras comunidades, desde nuestras bases sociales, desde donde estamos saliendo.

Foto_experiencia
Es bastante cierto lo que este señor dijo. Si los jóvenes quieren hacer una carrera universitaria no la van a encontrar en el campo, porqué en él solo hay hasta educación secundaria. Además, en las tierras donde viven los campesinos falta presencia estatal. Con presencia estatal me refiero a una buena infraestructura, hospitales, una buena educación y seguridad. Las precarias vías de acceso conllevan un aumento de los costos de transporte que se agravan con los excesivos márgenes que cobran los intermediarios llevando a un paupérrimo precio que se le paga a la producción campesina.
Vamos a suponer que un campesino decide volver a su tierra. Un campesino que es veterinario. Este es el escenario… Vuelve y se encuentra que no hay una producción pecuaria lo suficientemente grande para que valga la pena contratar un veterinario. Cuando decide convencer a un campesino que aumente su producción este no lo puede hacer porque difícilmente tiene acceso a crédito.
El culpable de este escenario no es únicamente el gobierno, son también los campesinos mismos. Es la falta de asociación que hay entre ellos. Si estos campesinos crearan cooperativas entre ellos -que estas cooperativas fueran las encargadas de proveer los insumos, de comercializar los productos a un precio justo, de contratar al veterinario para que estuviera pendiente de veinte o más fincas- el escenario sería muy diferente. Afortunadamente, la posibilidad de este nuevo escenario se vio en este Foro con la agrupación de múltiples campesinos para mejorar la calidad de vida de los mismos.
Andrés R. Díez B.
@andresdiezb
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *