el-corazon-tambien-sufre-por-la-boca

La Margarina: Impacto en el cuerpo humano

Recordemos que en el artículo anterior hablamos de lo que es la margarina y su proceso de producción, apoyando nuestra investigación en fuentes primarias y secundarias. Sin embargo, no incursionamos en los efectos que tiene ésta en el cuerpo. Por esta razón en este articulo expondremos algunas de las ventajas y desventajas que tiene el uso de la margarina como un insumo alimenticio.

¿Es buena o mala?

En primera instancia, podría parecer que la margarina por su gran contenido de grasa podría llegar a ser mala para la salud. Pero para poder juzgar el producto y llegar a una conclusión, debemos tener en cuenta no solamente qué es la grasa, sino también que hay distintos tipos (algunas buenas y otras malas) y que son necesarias para el adecuado funcionamiento del cuerpo humano.

El NIH(National Institute of Health) define las grasas como compuestos orgánicos que se forman de carbono, hidrógeno y oxígeno pertenecientes al grupo de sustancias denominadas lípidos, que al ser asimiladas por el cuerpo, son una fuente concentrada de energía y ayudan a asimilar vitaminas. Estos compuestos orgánicos, se clasifican en 4 grupos principales: Grasas monoinsaturadas, Grasas poliinsaturadas, Grasas saturadas y Grasas trans; de estas podemos dividir los dos 2 primeras en grasas saludables ya que su consumo ayuda a bajar el colesterol LDL (colesterol que causa problemas de salud) y los otras en grasas no saludables debido a que elevan el colesterol LDL.

Una vez contextualizados en cuales son los tipos de grasas buenas y malas, debemos entrar a analizar la margarina y sus componentes. Como ya sabemos no solo existe un tipo de margarina, estas varían según sus insumos de preparación, sin embargo sabemos que todas se producen mediante un procedimiento denominado “hidrogenación” que consiste en solidificar grasas liquidas de origen vegetal. En principio estos aceites usados como insumos, normalmente se encuentran en el grupo de grasas saludables (monoinsaturadas y poliinsaturadas), sin embargo, durante el proceso de hidrogenación y producción de la margarina, una parte de estos se convierten en grasas trans (esta cantidad depende del tipo de aceite usado en el proceso) . El contenido final de grasas trans según los tipos de aceites más usados son los siguientes:

Imagen 1

Imagen recuperada de: http://revista.consumer.es/web/es/20140301/pdf/alimentacion-3.pdf  el 3 de Febrero de 2016.

Para entender un poco más el efecto de estas grasas trans en nuestro organismo, entrevistamos a Maria Camila mayor, estudiante de 8 semestre nutrición de la Pontificia Universidad Javeriana, quien expresó que la margarina en sí cuando está cruda es una buena fuente de energía y de nutrición para el cuerpo, “el problema radica en el uso de recetas para otros productos, ya que cuando se calienta, se agregan aun más hidrógenos a su estructura y hace que gran parte de las grasas que contienen se vuelvan grasas trans. Además, durante el proceso se generan muchos radicales libres, los cuales en exceso generan estrés oxidativo en el cuerpo, lo cual daña la células y a la larga algunos tejidos, además oxidan otros ácidos grasos que en el largo plazo pueden formar placas ateromatosas en las arterias, las cuales generan problemas cardiovasculares”. (Mayor, 2016). Además, cabe resaltar que al ser lípidos, el cuerpo los almacena en el tejido adiposo, lo que hace que la persona que lo consume suba su porcentaje de grasa corporal .

Si bien vemos que el consumo de grasas trans en exceso es perjudicial para el cuerpo, podemos notar que la margarina como suplemento alimenticio es buena, ya que no es una fuente significativa de grasas saturadas hasta el momento en el que se calienta. De hecho la FAO (Food and Agritulture Organization of the United Nations) incluye la margarina como un suministro de energía principal en la dieta de los niños. Por otro lado, sabemos que esta es utilizada en la industria pastelera, panadera y algunas otras, en las cuales se debe calentar para darles las propiedades necesarias a los productos en las que es utilizada, en este proceso adicional, a pesar de que da propiedades como sabor, olor, volumen y textura al pan o pasteles, pasa de ser un aceite vegetal a una fuente de grasas no saludables para nuestro cuerpo.

En conclusión, la margarina puede ser un alimento con propiedades provechosas para el cuerpo dependiendo no solo del estado en que se encuentre, sino del uso que el consumidor le dé. Cabe resaltar de que a pesar de que un alimento tenga muy buenas propiedades, cocinar no solo es un proceso físico sino también químico, el cual logra cambiar algunas de estas facultades en las comidas.

Mateo Velandia

sm.velandia805@uniandes.edu.co

Bibliografía

Imagen principal recuperada de: http://wikiacademy.info/porque-debemos-cuidar-nuestra-salud/ el 10 de febrero del 2016

Mayor, M. C. (2 de Febrero de 2016). (M. Velandia, Entrevistador)

Fase de seguimiento : Grasas: saturadas, i. y. (s.f.). Centers for disease control and prevention. Obtenido de http://www.cdc.gov/diabetes/prevention/pdf/spanish/sp_posthandout_session2.pdf

FAO. (1997). Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Recuperado el 1 de Febrero de 2016, de Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura: http://www.fao.org/docrep/v4700s/v4700s0a.htm

Consumer. (1 de Marzo de 2014). Consumer. Recuperado el 3 de Febrero de 2016, de http://revista.consumer.es/web/es/20140301/pdf/alimentacion-3.pdf

 

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *