Imagen 3

Comida casera: comida saludable

“El negocio de comidas por fuera del hogar está disparado: crece a más de 15% anual y ya vende $30 billones.” (Dinero, 2015).

La revolución de consumo que se vive en el país es cada vez más grande, día a día nos enfrentamos a una mayor oferta de restaurantes, a diferentes tipos de comida, a nuevos domicilios, a nuevos conceptos de cómo comer sin perder tiempo, de cómo comer con los sentidos, de cómo comer para ganar energía, perder peso, volvernos más ágiles, más inteligentes, más relajados.

La oferta de productos es cada vez más sofisticada y está haciendo que nos desprendamos cada vez más de nuestras raíces y que olvidemos aquellos hábitos que tenían nuestros abuelos en su infancia: disfrutar en familia la comida preparada en casa.

Era jueves y Daniela y yo nos encontrábamos en el Café de los Escritores en el centro de Bogotá. El ambiente era acogedor, olía a café recién molido, se alcanzaban a oír las conversaciones de las personas como una melodía de fondo. Nos pedimos dos chocolates calientes, una almojábana recién salida del horno, un croissant con queso y empezamos a hablar.

¨Yo tengo un lema en la vida y es el que estoy aplicando en mi empresa”- me dijo Daniela. “Para mí no existe comida más saludable, deliciosa y nutritiva que aquella comida cocinada en casa. Desde que me vine a vivir a Bogotá, no ha habido un solo día que no extrañe el sancocho de los domingos de mi abuela, la cuajada fresca preparada con la leche de las vacas de mi finca, la comida valluna de los miércoles de final de mes. Yo no me daba cuenta de lo afortunada que era de llegar del colegio y poder comer con mis papás sentados todos en la mesa, pero ahora que estoy sola, solo cuento los días en los que estaré de vuelta en Cali para volver a vivir lo que es la verdadera comida casera, la verdadera comida saludable.”

Daniela Uribe es una emprendedora egresada de la Universidad de los Andes, quien decidió montar su propia empresa para poder responder a una necesidad que observaba en el mercado: la ausencia de comida preparada en casa en contraste con el crecimiento de la comida rápida, los productos artificiales y los domicilios.

Imagen 1

El concepto de esta gran emprendedora es muy sencillo, ella diseña menús de acuerdo a las necesidades de sus clientes y en el momento de prepararlos, lo hace en la casa de cada uno de ellos. Cada menú es diferente, por ejemplo, si la cocina del cliente es pequeña, piensa en un menú más flexible que no necesite de tantas herramientas. Si el cliente solicita un menú para un evento especial, Daniela diseña un menú de acuerdo a los invitados, al estilo que prefiera su cliente y al tiempo destinado para la cena.

Pero esto no es todo, con el paso del tiempo, la emprendedora se empezó a dar cuenta de otra necesidad: había visto un nicho de personas que no necesariamente querían que alguien fuera a sus casas a cocinarles, pero si querían comida casera cuando llegaban de la oficina o de la universidad. Fue así como Daniela decidió expandir su idea de emprendimiento y desarrollar una línea de productos cocinados semanalmente por ella en su casa, y enviarlos a donde sus clientes para que ellos únicamente tuvieran que descongelarlos.

“Para mí, la comida italiana es una de mis favoritas, por lo cual mi línea de Home-made Pasta, cuenta con una variedad de salsas, de raviolis con rellenos de todos los estilos, que hacen que el consumidor tenga diferentes opciones saludables en su casa, preparadas con ingredientes frescos y de una manera artesanal.” –Me contaba mientras se terminaba el croissant de queso. “Además de la pasta, ya saqué una línea llamada Home-made granolas, para suplir las necesidades de aquellos consumidores que se levantan temprano a trabajar y no saben qué desayunar.

Imagen 2

Mientras Daniela me contaba detalladamente de su empresa, me interesó saber por qué consideraba que sus productos eran artesanales y saludables. Ante estas preguntas, ella me respondió: “Mi comida es artesanal porque cada uno de los productos que vendo lo preparo yo misma con mis manos, es como preparar obras de arte”- me reiteraba. Me siento en mi cocina, pongo música, preparo las masas a partir de los ingredientes comprados en los mercados locales y simplemente me dejo llevar por mi pasión de cocinar.”

En cuanto a lo saludable, para Daniela ser saludable no significa vender productos dietéticos y marcados con avisos de cero calorías. Para ella, ser saludable se basa en saber comer balanceadamente, teniendo un equilibrio perfecto en los ingredientes y cantidades que se utilicen en los platos. Por esta razón procura diseñar menús que se adapten a su filosofía y que representen el balance que para ella es tan importante.

Imagen 3

Su mayor reto fue encontrar a los proveedores indicados que pudieran garantizarle la calidad que ella tanto buscaba. Duró mucho tiempo encontrando exactamente lo que quería, pues no solo necesitaba que los productos fueran frescos, sino buscaba establecer relaciones de confianza con cada uno de ellos. Según la emprendedora, las alianzas que ha logrado establecer han sido un elemento fundamental para el desarrollo de su empresa.

Ya terminando nuestra conversación, Daniela me cuenta que su sueño es crecer tanto que sus productos puedan llegar a muchos hogares colombianos; diversificando los platos para que se acoplen a las necesidades de cada consumidor, pero siempre siguiendo el mismo concepto: haciendo comida saludable, artesanal y que respete la tradición y el valor que existe detrás de la comida hecha en casa.

Imagen 4

Escrito por Daniela Botero

Bibliografía:

Daniela Uribe, propietaria y fundadora de Daniela Uribe Personal Chef

Dinero. (31 de 03 de 2015). Tendencias. Recuperado el 29 de 08 de 2016, de http://www.dinero.com/edicion-impresa/caratula/articulo/negocio-comidas-colombia/207247

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *