Imagen 1

Ginna’s Orchard: Rotación de cultivos

10 de Julio de 2016:

Después de realizar los semilleros hay que esperar aproximadamente un mes para trasplantarlos a la tierra, o cuando las plantas ya tengan 7 centímetros de altura. En el diario anterior les mencioné que algunos de mis semilleros en tan solo 5 días habían crecido aproximadamente 3 centímetros de altura, por ende, ya había comenzado la adecuación de la tierra y del compost para potencializar los nutrientes del suelo y prepararme para el día en que tenga que comenzar a trasplantar las hortalizas y frutas. Es muy importante también planear cómo va a ser el orden de la huerta, ya que se debe pensar a futuro cómo va a ser la rotación de cultivos.

Es de suprema importancia la rotación de cultivos en la huerta después de cada cosecha entre frutos de diferentes familias agrícolas. La rotación de cultivos significa que se debe cambiar el tipo de frutas y verduras cada temporada en la porción del suelo donde se siembran, ya que con esto se evita que se gasten los mismos nutrientes de la tierra, y que aparezcan plagas y enfermedades. Por otro lado, también se pueden hacer siembras intercaladas, es decir sembrar dos o más especies en hileras alternas para aprovechar el espacio del suelo y sus nutrientes (en la foto se puede ver un ejemplo de huerta intercalada).

Las hortalizas de la misma familia normalmente absorben los mismos nutrientes por la composición de bioactivos, por esto se deben aprender a reconocer las diferentes familias, para poder hacer una correcta rotación de cultivos en la huerta. A continuación haré una tabla separando las hortalizas en sus respectivas familias.

Tabla de familias agrícolas:

Solanáceas Papas, berenjena, tomate, pimiento.
Liliáceas Ajo, cebolla, puerro, espárrago.
Quenopodiáceas Acelga, espinaca, remolacha.
Umbelíferas Zanahoria, chirivía, perejil, apio.
Compuestas Lechuga, endivia, alcachofa, lechuga, girasol.
Cucurbitáceas Sandía, pepino, alficoz, melón, calabaza, calabacín.
Crucíferas Brócoli, col, coliflor, rábano.
Legumínosas Haba, guisante, judía, alfalfa, veza.
Gramíneas Centeno, arroz, trigo, cebada, avena, maíz.

Con la anterior tabla se puede saber exactamente cuáles tipos de familias agrícolas siembran en sus huertas, con el fin de no poner hortalizas juntas de la misma familia dentro de la huerta. Independientemente de que no se siembren juntas, o haya una siembra intercalada, debe haber una rotación de cultivo después de la cosecha. Para saber exactamente cuál es la mejor forma de hacer esta rotación se pueden seguir los consejos de la siguiente imagen:

Imagen 2

Después de mi primera cosecha yo aplicaré la rotación descrita en este gráfico para hacer la rotación de los cultivos.

Adicional a lo anteriormente mencionado, las hortalizas se pueden agrupar no sólo por las familias agrícolas si no por colores. Cada uno de los colores de las hortalizas indica los diferentes componentes bioactivos, es decir de antioxidantes y fitoquímicos que tienen. Los bioactivos son los que le brindan a las personas los beneficios en la salud al comerlos. Es por esta razón que se deberían combinar en la alimentación diaria diferentes tipos de colores de frutas y verduras, y hay muchas personas que prefieren distribuir las plantaciones en sus huertas por colores y no por familias agrícolas.

Los antioxidantes y fitoquímicos están presentes naturalmente en frutas y verduras y leguminosas o legumbres. Estos son compuestos químicos que disminuyen la acción de moléculas asociadas al cáncer y al envejecimiento.

La siguiente tabla muestra los efectos en la salud de cada uno de los colores de las hortalizas según su color exterior:

Captura de pantalla 2016-09-19 a las 3.53.29 p.m.

Si el propósito principal de la huerta es proporcionarle a la familia las frutas y verduras de consumo diario, siempre deberíamos tratar de sembrar hortalizas de todos los colores posibles, y entre más variados sean, mucho mejor para la salud.

Para finalizar, es importante que en el momento de hacer una huerta cada persona planee cómo quiere que esta esté distribuida, puede estar organizada dependiendo del espacio que tenga, ya sea pequeño o grande, o dependiendo de los colores de hortalizas que desee, o por las familias agrícolas. Si el espacio que tiene para su huerta es reducido es mejor prestarle atención a cuáles son las plantas que más espacio abarcan, por ejemplo, la papa y el zapallo son hortalizas que necesitan mucha tierra. Por el contrario, las hortalizas de hoja y la zanahoria ocupan muy poco espacio y se pueden sembrar hasta en macetas.

En el próximo diario explicaré todo el proceso de trasplantar los frutos de los semilleros a la huerta.

Escrito por Ginna Gomez

Bibliografía:

Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, 2015. Manual para el mejoramiento del manejo poscosecha y frutas y hortalizas. Tomado de http://www.fao.org/docrep/x5056s/x5056S03.htm el día 6 de Septiembre de 2016.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *