Imagen 1

Corabastos a media noche

Con ANeIA y la clase de “Alimentos y Oportunidades Emprendedoras” se programó una salida a Corabastos, el centro de abastecimiento de alimentos más grande del país.  El objetivo de la salida era observar la manera en la que este centro opera en diferentes horas del día.  Por lo tanto, nos dirigimos el viernes siete de octubre de 2016 a media noche y el sábado ocho de octubre a las cinco de la mañana. En ambos horarios nos enfocamos en observar un producto en especial: la cebolla larga. Yo hice parte del grupo que visitó el centro a media noche. Fue una experiencia única, por lo que he decidido compartirla a continuación.

Bien abrigado y con la expectativa de encontrarme con algo parecido a Codabas o una gran plaza de mercado, me dirigí junto con compañeros de ANeIA a Corabastos a las 10:30 pm. Al llegar, quedé totalmente sorprendido. Nunca me imaginé la magnitud del Centro de Abastecimiento. Cantidad de bodegas y parqueaderos con camiones, que se asemejan a los inmensos lotes de parqueaderos que hay en   los parques de Disney,  hacen parte de un lote de 412.000 metros cuadrados. Tuvimos suerte de poder parquear, puesto que aún no había llegado tantos camiones. Nos demoramos unos minutos en dar con el punto de encuentro pactado con los demás estudiantes, la bodega 25. Mientras caminábamos, variedad de olores nada agradables. Daba la impresión de suciedad, muchos productos en descomposición.

Al llegar a nuestro punto de encuentro, fue posible observar  los camiones de cebolla larga listos para descargar en las bodegas y los coteros preparándose para cargar los bultos. A las 11:30 pm  dieron la orden de descargar camiones y el ambiente cambió radicalmente. Coteros, chiflando y con dos bultos (115 libras de cebolla larga) en los hombros, corrían por todas partes de las bodegas. Era aterrador moverse, un descuido y se lo llevaban a uno por delante. Cada uno de los coteros se encargaba de organizar los bultos en los diferentes locales de la bodega. El precio de esos bultos fue previamente acordado entre el conductor del camión y el propietario del local. Por su parte los coteros reciben 400 pesos por cada bulto descargado.

Imagen 2

Antes de que se me irritaran los ojos por tanta cebolla, tuve la oportunidad de hablar con diferentes trabajadores de la bodega 25 y algunos coteros. Principalmente la cebolla larga que distribuyen  proviene de Aquitanía, Boyacá. Como mencioné antes, el precio lo negocian entre el camionero y el propietario del local. Éste depende del grosor de la cebolla y de la cantidad de cebolla que se esté cultivando. Diariamente y ahí mismo se le hace el pago a los camiones y a los coteros. Me pareció curioso, que los dueños de los locales no tienen proveedores fijos. Dependiendo de la oferta y la calidad del producto, escogen sus proveedores cada noche. Ese día el bulto (58 libras) tenía un precio de 20.000. El año pasado, en la misma visita, el precio estaba alrededor de los 150.000 debido al paro agrario. Cada local tiene una capacidad aproximada de 200 atados o bultos y los propietarios ganan alrededor de 4.000 por atado. Claramente, no todos los días son iguales de buenos. El sábado es el día que más venden y el lunes el que menos, por lo que suele ser el día de descanso de muchos trabajadores en Corabastos. Finalmente me interesé por la manera en que funcionan los locales allá. Los locales pertenecen a Corabastos  y lo que se adquiere es el derecho de uso. Eso tiene un valor que oscila entre los 25 y 400 millones de pesos. El valor depende de la ubicación de la bodega. Entre más cerca a la entrada siempre será más costoso. Adicionalmente, deben pagar una mensualidad de 300 – 400 mil pesos. Muchos de ellos son familiares y se heredan el local de generación en generación.

Para concluir, nos fuimos un poco antes de que llegaran mayoristas y posteriormente minoristas a comprar los productos. No hay duda de que es un trabajo difícil con horarios bien atravesados. Un lugar que impacta, que mueve mucha comida y billete. Impacta en el sentido en que se ve muy cerca cómo se van enriqueciendo los diferentes actores de la cadena, mientras que al campesino no se le reconoce adecuadamente su trabajo.

Escrito por Nicolás Camacho Piñeros.

Bibliografía:

(2016, octubre 13). Corabastos. Recuperado de: http://www.corabastos.com.co/sitio/

(2016, octubre 7). Entrevistas trabajadores Corabastos. Recuperado de: Corabastos.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *