Imagen 1

Alimentos terapéuticos listos para consumir: Potencial creador de valor compartido en Colombia

La desnutrición en Colombia es un tema alarmante. Pocos se imaginan que en este país haya departamentos que igualan las tasas de países africanos como Sudan y que anualmente mueren más de 100 niños menores de 5 años a causa de enfermedades derivadas. El 34,7% de la población de primera infancia en Vaupés y el 29,5% en La Guajira presentan desnutrición crónica.

 Según el director ejecutivo de Unicef Anthony Lake, uno de cada 10 niños sufre desnutrición crónica en Colombia. Cifras que han puesto a la nación en los últimos años, bajo la lupa de la Comisión internacional de derechos humanos, quien exige al gobierno colombiano “tomar las medidas necesarias para preservar la vida y la integridad”. El desplazamiento y las emergencias climáticas son las principales causas contextuales que agudizan esta problemática, la cual, a una edad temprana, deja secuelas de por vida a quien la padezca.

Marcas pioneras en el mercado

Marcas pioneras en el mercado

 El ICBF ha venido sustituyendo gradualmente tratamientos suplementarios como la Bienestarina, por los alimentos terapéuticos listos para el consumo; específicamente  hechos a base de mantequilla de maní y leche en polvo. Las características de este producto significan considerables ventajas para el consumidor y sus familias. En primer lugar, las leches terapéuticas en polvo, muy comunes en Colombia, deben ser preparadas con agua potable, bajo condiciones higiénicas y con porciones específicas que obligan a las familias a solicitar asesoramiento externo para el consumo.

Imagen 2

 Adicionalmente, la cadena de suministro también se beneficia. Rutf tiene una caducidad de dos años, se conserva después de abierto, no necesita refrigeración y tiene costos de producción relativamente bajos. Su facilidad de producción, transporte, almacenamiento y consumo está revolucionando los tratamientos contra la desnutrición en Colombia; convirtiéndose en la apuesta del gobierno para ganar una lucha hasta ahora perdida.

 A partir del 2017, el ICBF, por intermedio de la empresa mexicana de alimentos nutricionales Itacate, empezó a licitar con empresas colombianas, con el fin de que sus proveedores sean únicamente domésticos. Anteriormente, la empresa americana Breedlove y la francesa Nutriset (pionera en el mercado), eran las únicas responsables del suministro de Rutf para toda Colombia. El incentivo a la industria colombiana y el ahorro a largo plazo en costos logísticos, fueron los motivadores del ICBF para modificar su base de proveedores.

  En el contrato presentado a las compañías licitantes se establecen condiciones específicas de producción y logística para lograr ser el único proveedor del ICBF para el año 2017.  Sin embargo, la previsión de la demanda hasta el final del año es lo que representa el mayor reto para estas empresas medianas; un pedido unitario de 2,244,120 sobres de 50 gramos para atender a 74,804 niños. Cifra que, de acuerdo al vicepresidente del ICBF Alejandro Gómez, aumentará considerablemente en los próximos años a medida que se empiecen a ver los resultados en los diferentes programas del gobierno.

Fabrica Nutriset (Francia)

Fabrica Nutriset (Francia)

 Las empresas productoras de mantequilla de maní en masa pueden adaptar de manera menos traumática sus líneas de producción para desarrollar Rutf. La disposición de la pasta base y la maquinaria propicia para desarrollar la mezcla representan una gran ventaja.  Así mismo lograrían reducir su capacidad inactiva -teniendo en cuenta la alta volatilidad de la demanda-,  disminuyendo de esta manera los costos fijos por unidad. La ausencia de productores en Latinoamérica es una oportunidad para que las empresas colombianas empiecen a exportar.

Países menos desarrollados que Colombia, como Malawi, Sudan, Etiopia y Nigeria, son un claro ejemplo de superación, al competir directamente con las grandes corporaciones. Estas últimas han logrado tecnificar la producción en masa de estos alimentos desde la primera década del siglo, estableciendo un precio de mercado que limita a la competencia local. No obstante, la brecha de precios entre productores locales (africanos) versus los extranjeros se ha ido reduciendo. Lo anterior se debe al aumento de la capacidad operativa y a la personificación del producto con ingredientes nacionales que siguen cumpliendo con los estándares de Unicef.

Escrito por Joaquín Llano

Bibliografía

Segrè, J., Liu, G., & Komrska, J. (2016, November 08). Local versus offshore production of ready‐to‐use therapeutic foods and small quantity lipid‐based nutrient supplements. Retrieved August 23, 2017, from http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/mcn.12376/pdf

RUTF Factory Tour. (2014, May 27). Retrieved August 23, 2017, from https://www.youtube.com/watch?v=-m7_-jc1iww&t=9s

(n.d.). Instituto Colombiano de Bienestar Familiar- ICBF. Retrieved August 23, 2017, from http://www.icbf.gov.co/portal/page/portal/PortalICBF/bienestar/nu

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *