Imagen 1

Fruta milagrosa: convierte lo ácido en dulce

Imagina estar comiendo limón y tener la sensación de no sentir el sabor cítrico sino  de dulce. Esto es posible, gracias a las propiedades de una fruta llamada Richardella dulcifica que  comunmente es conocida  por el nombre de  fruta milagrosa o baya mágica. Como consumidora constante de  altas cantidades de azúcar, escuchar la existencia de una fruta que es capaz de dar la sensación  dulce  a pesar de estar consumiendo alimentos citricos o amargos, da un sentimiento de alivio  ya que  imagino poder consumir cualquier alimento sin excederme en el consumo de azúcar el cúal  afecta negativamente la  salud si  es consumido en exceso.

Esta fruta originaria de Ghena  África, crece en arbustos de altura mediana de color esmeralda y  se alínea a una  posible solución para el exceso consumo de azúcar,  sinónimo de un posible enducolorante como la Stevia. Sin embargo, esta fruta es más que un enducolorante,  ya que bloquea las papilas gustativas y tiene como componente principal una glicoproteína especial   llamada miraculina. Esta proteína,  al bloquar las papilas gustativas provoca  un efecto de  exaltar los sabores de la comida entre media y una hora.  De esta forma, esta pequeña fruta se convierte en una solución no solamente para los adictos al azúcar, sino para los enfermos de cancér porque  elimina  el sabor  metálico de  los alimentos que es producido por los efectos de las quimioterapias y le   devuelve a las personas con cáncer,  la oportunidad de vivir  nuevamente  la experiencia de consumir alimentos convirtiendose, en la fruta milagrosa.

 Ahora bien, desde el 2012  los hermanos TIETIG se dieron cuenta de las propiedades de esta milagrosa fruta y el impacto que tiene en los enfermos de cancér. Estos hermanos en su animó de  ayudar, crearon Miracle fruit farm, una fundación  ubicada en Redlad en el sur de Dade Florida  sembrando alrededor de  7000 árboles.  De esta forma, la fruta es transformada en pastillas y  una parte de su producción son donados a hospitales cercanos y la otra se vende.  Por ende, esta fundación se ha convertido para muchos enfermos con cancér, como una solución al sin sabor de sus comidas, aumentando el apetito y de la misma manera el consumo de nutrientes.

Imagen 2

De igual modo, esta fruta no solo se consigue en Estados unidos, sino que los colombianos también la podemos conseguir en el eje cafetero, especificamente en el Quindio. Pequeños campesinos, siembran este fruto para el consumo personal y no para el consumo masivo. Cada fruta, tiene una duración de 72 horas desde que es cortada del arból, considerada dificil para comercializar lo que aumenta el precio del producto, pues cada fruto se vende por un valor de $5000 dado los altos costos de transacción.

Para finalizar, la Baya mágica o fruta milagrosa realmente lo es, pues al bloquear tus papilas gustativas genera una sensación de  asombro siendo una experiencia única para cualquier consumidor, sin embargo las dificultades de comercializarla hace que sea complicada vivir la experiencia de consumir la fruta milagrosa. Considero que sería interesante estudiar la posibilidad de producir y comercializar esta fruta aprovechando las ventajas del clima tropical que favorece a algunas regiones de Colombia, que permite la producción de esta fruta, con el fin de aumentar su comercialización y poder ofrecer nuevas alternativas para el consumo de frutas exóticas.

 Escrito por Manuela López

Bibliografía:

ruta milagrosa al rescate de los enfermos con cancér. (2017). Florida: el nuevo herald. Retrieved from http://www.elnuevoherald.com/noticias/sur-de-la-florida/article124178879.html.

 fruta milagrosa, la baya mágica que juega con el gusto. (2018). Retrieved http://www.diariosur.es/economia/agroalimentacion/201705/10/fruta-milagrosa-baya-magica-201705101503.

La “baya mágica”: en busca del edulcorante perfecto. (2015). N.p.: BBC. Retrieved from http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/11/151123_salud_nutricion_fruta_azucar_baya_milagrosa_edulcor.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *