Imagen 1

La súper vaca al rescate

 ¿Se imagina usted una gallina que ponga veinte huevos diarios y habite en la antártica? ¿O un pescado que crezca hasta los 50 kilos nadando en una pecera? Sinceramente, es algo difícil de creer posible por ahora, y ni usted ni yo vamos a vivir para verlo hecho realidad. Sin embargo, los estudios de genética animal recientes, han hechos posibles ciertos avances que pueden ser cruciales para el mundo del mañana. Quédese aquí leyendo y le contaré cuál es uno de los mecanismos que piensan ser implementados para combatir la desnutrición mundial en el corto plazo.

Para comenzar, el calentamiento global es un término que asusta a la gente, y sí, me incluyo a mí en ese grupo de personas. Somos muy conscientes de que a través de los años hemos ido contaminando y calentando el planeta con nuestras actividades cotidianas. También, es importante reconocer el daño que esto ha causado en continentes como África, donde el calor extremo que el planeta genera, no permite crecer cultivos de forma continua y realizar pastoreo de animales. En este continente, las condiciones climáticas y geográficas generan miles de muertes por desnutrición al año en personas que viven en pobreza extrema. Por esta razón, muchos insumos deben ser importados para suplir la constante demanda interna. Por ejemplo, fuentes de alimento como las vacas tienen muchos problemas para sobrevivir aquí debido a las zonas desérticas y a las altas temperaturas.

Ahora hablemos del señor Bill Gates, gran involucrado en este tema hoy tratado. Si usted algún día ha usado un computador con Windows, una tabla de Excel o enviado un correo de Hotmail, fue gracias a este señor que pudo hacerlo. Luego de convertirse en el hombre más rico del mundo, decidió dedicarse a la filantropía. Sus esfuerzos van dirigidos a combatir la pobreza mundial en especial en zonas vulnerables y pobres como Gambia y Republica del Congo. Por esta razón, Gates no solo dona dinero para brindar alimentación y educación a los niños de este continente, sino que también invierte en iniciativas que puedan ayudarle en este objetivo. Fue así como el mes pasado donó 40 millones de dólares a GALVmed (Global Alliance for Livestock Veterinary Medicines), una organización sin ánimo de lucro que se dedica a llevar a cabo estudios genéticos en la raza bovina. La iniciativa de Gates nace buscando crear una vaca que, a través de un cruce genético entre ganados europeos, australianos y africanos, produzca altas cantidades de leche y resista a temperaturas extremas. La labor reciente realizada por GALVmed fue lo que impulso esta donación tan cuantiosa, tal y como lo manifiesta Gates: “Aquí hay una gran comprensión tanto de las enfermedades de los animales como de cómo podemos tratarla, y de cómo potenciamos la genética para que pueda obtener, digamos, el mismo tipo de productividad de leche y huevos que tenemos en el Reino Unido”.

Imagen 2

De esta manera, inversiones en investigación y desarrollo de animales que aportan al consumo masivo, pueden ser la respuesta al constante problema de desnutrición que se presenta no solo en África sino también en Asia y Suramérica. Cabe resaltar que esta no es la primera vez que alguien piensa que la ingeniería genética de mejores recursos alimentarios podría reducir la pobreza y ayudar a los agricultores pobres. Luego de la segunda guerra mundial, el agrónomo y científico Norman Borlaug, con la ayuda de la fundación Ford y la fundación Rockefeller, propuso iniciativas que aumentaron la producción agrícola en todo el mundo. Estas innovaciones, conocidas como la revolución verde, permitieron aumentar la eficiencia de la producción de cereales y granos a través del uso de pesticidas, lo que permitió salvar alrededor de mil millones de vidas.

Por esta razón, considero que la iniciativa de Gates, es totalmente válida y cumple con un buen propósito. Según cifras del programa mundial de alimentos, en el Africa subsahariana una de cada cuatro personas sufre de desnutrición. Esta cifra verdaderamente es alarmante y este tipo de iniciativas buscan combatirlas. Claramente existe un componente ambientalista donde varios argumentan que el ganado genera muchas emisiones dañinas para la atmósfera. No obstante, considero que a través de un proceso eficiente se pueden lograr crear grandes cantidades de alimento sin deteriorar tanto el medio ambiente. Bill Gates está de acuerdo conmigo: “Si bien hay preguntas legítimas sobre si el mundo puede satisfacer su apetito por los productos de origen animal sin destruir el medio ambiente, es un hecho que muchas personas pobres dependen del ganado para la nutrición y el ingreso. Creo que deberían poder criar ganado tan eficientemente como lo hacen los agricultores en los países ricos”.

En conclusión, a pesar de las dudas que genera el cruce genético de animales y del daño al medio ambiente que los bovinos conciben, estas iniciativas marcan una nueva era en la búsqueda de una revolución alimentaria mundial. Ciertamente, una vaca que puede llegar a ser cuatro veces más eficiente en su productividad y lograr que sobrevivan en climas tropicales y desérticos como el de África son el inicio de innovaciones que salven millones de vidas. Cuando todo este perdido, y no haya esperanza, ahí estará una vez más la súper vaca al rescate para salvarlos a todos.

 Escrito por Juan Camilo Aldana

Bibliografía

 https://www.thoughtco.com/green-revolution-overview-1434948

https://futurism.com/bill-gates-working-geneticists-create-perfect-cow/

https://es.wfp.org/hambre/datos-del-hambre

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *