Imagen 1

La historia del futuro agrícola

Contrario a lo que muchos pensarían, la idea de cultivar en granjas verticales nació hace mucho tiempo. “En1915, el geólogo estadounidense Gilbert Ellis Bailey utilizó el concepto de edificios altos de varios pisos para el cultivo en interiores. Uno de los primeros dibujos de un edificio alto que cultiva comida fue publicado en Life Magazine en 1909” (Samshiri, Redmond 2018).  Sin embargo, pasaron muchos años para que esta idea fuera retomada y se convirtiera en realidad.

Durante mucho tiempo el tema quedó en el olvido. Fue Dickson Despommier, profesor de ciencias ambientales y micro biología, quien retomó el tema en 1999 con sus estudiantes de posgrado Según sus cálculos, un edificio de 30 pisos en la ciudad podría alimentar a 50,000 personas al año. Dentro de la comida que él pensaba era posible producir habían vegetales, huevos, frutas, y carne. La idea era tener cultivos hidropónicos en los pisos de arriba, y en los de abajo tener pollos y peces que se alimentaran del deshecho de las plantas.  Entusiasmado con la idea, retó a sus estudiantes a alimentar a la población de Manhattan, alrededor de 2´000,000 de personas en ese momento, usando tan sólo 5 hectáreas para desarrollar granjas en los techos de ciertos edificios. Aunque los resultados no fueron los esperados, este experimento demostró que para poder producir en masa en las ciudades o al menos cerca de estas, era necesario tener cultivos verticales internos, en varios pisos del edificio; no era suficiente usar sólo el techo. Fue así como en 2001, se desarrolló el primer skecthde cómo sería el cultivo en granjas verticales dentro de un edificio.

Imagen 2

Con los avances tecnológicos la idea de las granjas verticales al interior de los edificios fue avanzando. El propósito era lograr que cada piso tuviera un sistema de riego y de nutrientes específico para cada cultivo. Es decir, según la especie de plantas cultivadas, el sistema determina cuánta cantidad de agua y luz necesita, qué tipo de ambiente (húmedo, seco, etc.), y la cantidad de nutrientes específicos. Así, sería posible cultivar cualquier tipo de planta o fruta sin importar la ubicación geográfica y sus estaciones.

Esta idea crea un espectro totalmente distinto de los cultivos tradicionales por varias razones. Primero, que toda la producción de alimentos ya no sería dependiente de las cualidades del ambiente donde se haga ya que en el sistema cerrado de granjas verticales sería posible simular el ambiente requerido para que el cultivo se desarrolle de la mejor manera. En este sentido, y poniendo un ejemplo extremo, una persona que viva en el polo norte podría cultivar mango en su granja vertical, sin importar que esta fruta sólo se de en tierra caliente. Además, teniendo en cuenta que las granjas verticales se construyen en grandes edificios, la producción de alimentos se podría descentralizar e incluso llevar a las ciudades-cliente para así eliminar los costos de transporte y de intermediarios asociados. Todo lo anterior permite entonces que la agricultura vertical se desarrolle en edificios abandonados dentro de la ciudad. UrbanCropses una de las empresas que ha venido desarrollando granjas verticales dentro de las ciudades. “Las soluciones de Urban Crop Solutions pueden ser incorporadas en infraestructuras nuevas o existentes dentro del concepto de ciudades inteligentes” (UrbanCrops, 2018).

Imagen 3

A pesar de esto, hay personas que lo miran con desconfianza pues consideran que los gastos energéticos dañan más al ambiente de lo que lo benefician. La tecnología LED que se necesita para desarrollar estas granjas requiere de mucha luz, luz sintética para generar el crecimiento de las plantas. Esta energía proviene todavía de fuentes que contaminan el ambiente, razón por la cual es importante considerar como fuente la energía solar o hidráulica.

Yo personalmente, considero que la tecnología es necesaria para el desarrollo eficiente de la agricultura. Esta es una solución muy avanzada que puede traer muchos beneficios no sólo económicos al eliminar costos de transacción, sino también sociales, al tener la posibilidad de solucionar el problema de hambruna para el 2050. Siento que, en Colombia, al ser un país tradicionalmente agrícola, habría muchas dificultades de implementación. En mi siguiente artículo “¿Qué implicaciones tendrían las granjas verticales en Colombia?” daré una posición más clara sobre este tema.

Escrito por Maria Camila Vernaza.

Referencias

  1. Shamshiri, Redmond; Kalantari, Fatemeh; C. Ting, K; Thorp, Kelly; Hameed, Ibrahim; Weltzien, Cornelia; Ahmad, Desa; Shad, Zahra (31 January 2018). “Advances in greenhouse automation and controlled environment agriculture: A transition to plant factories and urban agriculture” – via ResearchGate.
  2. Nakheel Harbor and Tower
  3. Urban Solutions. “Sectores”. Recuperado de: https://urbancropsolutions.com/es/sectores/el día 24 de agosto de 2018.
  4. “Granjas verticales, el futuro de la agricultura está en las ciudades”. Recuperado de: http://agriculturers.com/granjas-verticales-el-futuro-de-la-agricultura-esta-en-las-ciudades/el día 24 de agosto de 2018.
  5. Descubre ideas sobre edificio. Recuperado de: https://www.pinterest.ph/pin/483503709979109609/el día 24 de agosto de 2018.
  6. “Is Vertical Farming really the Future of Agriculture?”. Recuperado de: https://www.eater.com/2018/7/3/17531192/vertical-farming-agriculture-hydroponic-greensel día 24 de agosto de 2018.
  7. “Urban Crops Vaults in de Prijzen”. Imagen recuperada de: https://www.focus-wtv.be/nieuws/urban-crops-valt-de-prijzenel día 24 de agosto de 2018.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *