i1

Bienestar Animal, la base de un negocio sostenible

Fuente: Germán Ricardo Oliva Benavides

Por: Angie Lorena Obando Erazo*

En la actualidad, el bienestar animal es un tema importante de debate para la juventud, generado a partir de la idealización de los derechos de los animales. Dentro de estas nuevas ideas están: las presuntas carencias en los sistemas de producción masivos, donde los animales pueden exhibir señales de estrés y enfermedades causadas por el poco espacio; la concentración de gases, y el maltrato, entre otros aspectos, que atentan su entorno. Sin embargo, existen métodos de producción y negocios preocupados por el bienestar de los animales. Es por esto, que en esta ocasión, se expondrá una entrevista realizada a un emprendedor que innova con una iniciativa de cerdos de pastoreo en Nariño.

El bienestar animal es definido como el modo en que un animal enfrenta su entorno (Minagricultura, 2019). Esto implica que el animal esté sano y bien alimentado, no sienta dolor o miedo crónico, y tenga la posibilidad de expresar conductas propias de la especie. Este concepto, es la base del negocio de Germán Ricardo Oliva Benavides**, un porcicultor de 28 años que desarrolla su actividad en el municipio de Mallama Nariño, de una forma amigable y sostenible con los animales y el medio ambiente.

El negocio de crianza de cerdos de Germán nace con el objetivo de producir carne con un sistema que no perjudique el bienestar de los animales. Por esta razón, implementa un sistema de producción silvopastoril (concepto explicado en el artículo Provechoso, saludable y sostenible; sistema de producción silvopastoril).  En este sistema, los cerdos son criados en un entorno o microclima donde estos actúan con libertad entre árboles frutales, maderables (destinado a la producción de madera) y pastos alimenticios naturales, por lo cual este sistema también se conoce como animales de pastoreo.

 i2

Fuente: Germán Ricardo Oliva Benavides

En el artículo Sistemas silvopastoriles, la promesa de la sostenibilidad ganadera, se habla de dos posibles limitantes para la implementación de los sistemas silvopastoriles. Siendo estos, el desconocimiento de la existencia de este tipo de sistemas y de los programas que los apoyan, como las limitaciones económicas relacionadas con la transición de terreno tradicional a pastoril.  De ahí que la siguiente entrevista se realizó con el objetivo de identificar los beneficios y retos de la aplicación del sistema silvopastoril. Cabe recalcar que la siguiente entrevista fue redactada con el propósito de facilitar la lectura.

ANEIA: ¿Cuántos años lleva en la producción sostenible?

Germán Oliva: 3 años. El primer año, se inició con un número muy bajo para realizar una prueba piloto de la idea y acondicionar la finca. Por esta razón, el negocio empezó con 4 lechones. Después, se fue aumentando el número de cerdas de cría hasta llegar a poseer 20 cerdos de este tipo. Actualmente, en la finca hay 10 cerdos en pastoreo.

ANEIA: ¿Qué lo impulsó a tomar esta decisión?

Germán Oliva: El proyecto se inició junto con mi hermano, Juntos nos pusimos de acuerdo en producir algo en nuestra finca ubicada en el municipio de Mallama. Juntos decidimos ingresar al mundo de la porcicultura por el alto movimiento del mercado en la Costa Pacífica del departamento de Nariño, más específicamente en Tumaco.

Se decidió, que el método de producción sería en pastoreo y no en confinamiento debido al bienestar que esta actividad otorga a los animales. La calidad de vida de los animales, los cuales se crían es esta práctica, es mejor a la que estos tendrían en confinamiento.

Consideramos que el confinamiento es un método completamente antinatural. Nosotros notamos los beneficios del pastoreo ya que esto genera menos estrés en los cerdos, generando una mejor calidad en la carne. Además, la parte nutritiva también se ve mejorada.

ANEIA: ¿Qué ventajas ha encontrado?

Germán Oliva: Otra ventaja, además de las que ya te he mencionado, es que la calidad de vida del empleado es superior. Ellos nos han manifestado, que trabajar al aire libre es más sano que estar dentro de una infraestructura donde se acumulan gases tóxicos, y se experimenta un mayor nivel de estrés.

Otra ventaja es que nosotros podemos ir rotando los cerdos en el terreno y ellos realizan un trabajo de arado en la tierra. Cuando Un cerdo Hoza (comportamiento natural que realizan los cerdos cuando frotan con el hocico en las partes que investigan), nos hacen un trabajo en esa zona y luego de rotar los cerdos se puede sembrar donde ellos hicieron huecos, generando un ahorro en mano de obra en esta actividad.

 i3

Fuente: Germán Ricardo Oliva Benavides

ANEIA: ¿Cuál ha sido el principal reto?

Germán Oliva: Inicialmente, el principal reto fue romper paradigmas. La gente nos decía que el sistema no iba a funcionar, y nosotros decidimos seguir perseverando. La verdad, es que el negocio ha sido muy rentable.

ANEIA: ¿Cree usted que se encuentra en desventaja en la industria?

Germán Oliva: No, considero que de hecho nosotros estamos ahorrando un porcentaje alto en alimentación. Esto se debe a que un cerdo criado en el sistema de confinamiento tradicional se come dos kilos de alimento balanceado (mezcla de alimentos pre cocidos que aportan los nutrientes necesarios a cada especie de animal); mientras que nosotros solo le damos un kilo de alimento balanceado y el otro kilo el animal lo busca en las praderas. Esto nos representa un ahorro en alimento del 50%.

ANEIA: ¿Cree usted que la porcicultura sostenible es viable para todo productor?

Germán Oliva: No creería, ya que es difícil hacer porcicultura al aire libre o en pastoreo donde la tierra es demasiado cara no sería sostenible. Esto se debe a que el capital inicial necesario sería demasiado alto, ya que este es el que se invierte en la compra y adecuación de las tierras. Mientras que en partes como municipios donde nosotros estamos, la tierra todavía es relativamente barata, entonces se puede dar el lujo de tener una mayor área a un precio cómodo y tener los cerdos en libertad. Por esto no creo que en todo lado se pueda hacer este tipo de porcicultura.

El negocio de German es una muestra de la implementación silvopastoril, la cual presenta un gran número de beneficios para el productor y sus interesados. De ahí, se puede concluir que negocios centrados en el bienestar animal son sostenibles social, ambiental y económicamente. Esto se evidencia con las palabras de Germán Oliva, quien ha visto cómo los sistemas de pastoreo o sistemas silvopastoriles, generan bienestar a los trabajadores, al medio ambiente, y a largo plazo, generan ahorro en costos de producción.

Entrevista realizada por Angie Obando

*Angie Obando. Estudiante de último semestre de Administración de la Universidad de los Andes.

**German Ricardo Oliva Benavides actualmente es porcicultor responsable y candidato al concejo municipal, su objetivo es que los jóvenes del municipio de Mallama tengan más facilidad de emprender sus propios negocios y así poder generar empleo.

Bibliografía:

MinAgricultura. (2017). Capítulo 5 – Bienestar Animal para las especies de producción en el Sector Agropecuario. Extraído de: https://www.minagricultura.gov.co/Normatividad/Paginas/Decreto-1071-2015/Capitulo-5—Bienestar-animal-para-las-especies-de-produccion.aspx

Obando. A. (2019). Sistemas silvopastoriles, la promesa de la sostenibilidad ganadera. Extraído de: https://agronegocios.uniandes.edu.co/2019/08/28/sistemas-silvopastoriles-la-promesa-de-la-sostenibilidad-ganadera/

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *