i1

Valor compartido en la agroindustria y el sector de alimentos

Por: Sebastián Del Corte

En un artículo anterior me referí al evento que reunió académicos y profesionales de la agroindustria y el sector de alimentos durante los días 20  y 21 del mes de agosto en el CIAT en Palmira. En el primero de los cuatro paneles realizados, se trató la importancia del Valor Compartido en las empresas de estos sectores. En el presente artículo haré  un resumen sobre lo que los profesionales expusieron en torno del  tema al interior de sus organizaciones.

Para entender la discusión, es importante definir el Valor Compartido. Michael Porter, profesor de la Escuela de Negocios de Harvard y director  del Instituto de Estrategia y Competitividad de la misma universidad, es el creador del concepto de Valor Compartido Empresarial. Según Porter, Valor Compartido Empresarial consiste en la capacidad de una empresa para ir más allá de satisfacer las necesidades del cliente y abordar necesidades sociales fundamentales a través de su modelo de negocio.

Jorge Ramírez es también profesor miembro de la Escuela de Negocios de Harvard en el Instituto de Estrategia y Competitividad del Profesor Michael E. Porter. Ramírez fue el académico moderador del primer panel en el evento del CIAT. En su presentación dio una introducción sobre el papel que tienen las empresas como creadoras de valor para la sociedad, tanto en términos sociales como económicos. Con esto dio paso a los empresarios que expusieron su rol como creadores de valor en su entorno.

El primero de los panelistas fue Harold Eder, gerente del Ingenio Manuelita, una empresa Vallecaucana ícono de la agroindustria nacional. Eder compartió su experiencia en una de la empresa más grande del sector azucarero en Colombia y cómo están creando valor para sus stakeholders de tres maneras diferentes.

En primer lugar, encontramos la Fundación Agua por la Vida, uno de los mayores proyectos de conservación de cuencas hidrográficas en Colombia, con el cual buscan proteger

Luego habló Carlos Vigna, gerente de la empresa Poligrow Colombia.  Es una compañía de capital extranjero, la cual llegó al país en el año 2008 con el fin de generar diferentes oportunidades en áreas complicadas del país a través de modelos productivos incluyentes. El proyecto se basa en un agroecosistema de cultivo de palma africana y producción de aceite rojo de palma, desarrollado bajo los principios de responsabilidad y sostenibilidad económica, ambiental y social, en el municipio de Mapiripán, históricamente agobiado por múltiples factores y agentes de violencia.

Durante 10 años han logrado el desarrollo de la zona, generando la formalización del empleo con más de 600 empleos formales y directos a más de 200 desplazados, 50 mujeres cabeza de familia y 40 reintegrados (o reinsertados?). Construyendo y manteniendo las vías principales y secundarias, las cuales contribuyen al desarrollo y crecimiento del municipio y, además, solucionando la carencia de energía eléctrica en el casco urbano.

En el 2010 nació la Fundación Poligrow como respuesta a un interés permanente de Poligrow Colombia por contribuir al desarrollo y transformación económica y social del municipio, a través de diferentes proyectos.

El tercer panelista fue José Manuel Suso, gerente de la empresa Arroz Blanquita. Esta es una organización perteneciente al grupo SistemaB, el cual es un grupo a nivel global de empresas que utilizan el poder del mercado para dar soluciones a problemas ambientales y sociales ( PORTAFOLIO, 2019)

Arroz Blanquita promueve la protección de la fauna, especialmente de las aves, por medio de programas donde incentivan el avistamiento de aves y la importancia que las distintas especies tienen para los ecosistemas donde se encuentran los cultivos de arroz. Además, cuentan con distintos certificados como el de Fair Trade con el que están calificados como empresa de comercio justo, y también distintos premios de sostenibilidad relacionados con la disminución en el consumo de agua.

El panel fue cerrado por Eduardo Graterol, investigador del CIAT, quien habló de la importancia del arroz en América Latina y las mejoras genéticas del cultivo en temas de sostenibilidad que ha logrado el CIAT junto con la FLAR.

El Valor Compartido Empresarial se ha vuelto un tema que cada día despierta mayor interés entre los empresarios y los gobiernos alrededor del mundo. Como se vió a lo largo de este escrito, algunas empresas en Colombia ya empezaron a buscar como agregar valor a la sociedad con el fin de dejar una huella más allá de lo económico en la historia, para poder construir un país mejor. Espero que sean muchas más las empresas, sobretodo en el sector de la agroindustria y de alimentos, que empiecen a buscar nuevas  alternativas para ayudar al medio ambiente y a una sociedad tan golpeada por la violencia y la corrupción como lo es la colombiana.

Bibliografía

PORTAFOLIO. (20 de Mayo de 2019). Ya no basta con que una compañía genere buenos ingresos. Obtenido de https://www.portafolio.co/negocios/empresas/que-son-las-empresas-tipo-b-y-cual-es-su-proposito-529740

Porter, M. (s.f.). Michael Porter: “El valor compartido consiste en alinear el éxito de nuestra empresa con el éxito de nuestra comunidad”. (K. Christensen, Entrevistador) Obtenido de https://menudasempresas.com/entrevista-michael-porter/

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *