Ilustración 1: Aguacate Hass colombiano antioqueño[ fotografia tomada por Ingrid Barbán]

¿Es rentable cultivar aguacate Hass de exportación para pequeños productores?

Por: Daniela Martínez Castillo

El aguacate Hass ha sido uno de mis productos favoritos desde que tuve la fortuna de probarlo en el año 2006 en la finca La Felisa, ubicada en el municipio de Marinilla, Antioquia, Colombia. Este producto es característico por ser una de las variedades de aguacate de mejor sabor, además de ser la única variedad avalada para la exportación en Colombia. También, este cultivo es rentable para pequeños productores que logren asociarse para la comercialización del producto. El aguacate Hass debe cumplir con estrictos permisos de exportación para poder comercializarse por todo Europa y Norte América; esto para asegurar la calidad, la seguridad del consumidor, la del medio ambiente y la de sus cultivadores.

El cultivo de aguacate Hass se da entre los 1500-2500 metros sobre el nivel del mar y es una de las variedades que resiste mejor el frio. En la actualidad, la propagación por injerto es el método más apropiado para reproducir aguacates para cultivo comercial, ya que los árboles injertos son semejantes en cuanto a la calidad, aspecto físico y rapidez de maduración. Un árbol de aguacate produce su primera cosecha a los tres años aproximadamente y alcanza su madurez entre los 6-7 años. (Estas cifras en condiciones óptimas como las de Marinilla.)

La exportación de aguacate Hass tiene varios requisitos para los cultivadores. El primero, bien conocido es el ICA al predio exportador. Esta es la resolución ICA 448 de 2016, la cual permite el registro de predios de producción de fruta fresca para exportación y el registro de los exportadores. “Cerca de 20 productos agrícolas colombianos para consumo en fresco, entre frutas, hortalizas, aromáticas y vegetales, cuentan con mercados internacionales abiertos.” (Asohass)

Ilustración 2: cultivo aguacate Hass de exportación Marinilla, Antioquia

Ilustración 2: cultivo aguacate Hass de exportación Marinilla, Antioquia

No obstante, obtener el certificado ICA no implica demasiados costos para el cultivador, pues es un certificado que no excede los 200.000 pesos, sin embargo, lleva un costo inmerso en cuanto a la inversión en requisitos en infraestructura y procesos necesarios para poder obtenerlo. Por este último argumento puede convertirse en un certificado de alto costo para pequeños campesinos que no cuenten con los recursos necesarios.

Por otro lado, internacionalmente se requieren 2 o 3 certificados dependiendo el país de destino. El primer certificado se llama Global GAP; este requisito lo emite un organismo privado que establece normas voluntarias para certificar productos agrícolas en cerca de 124 países en el mundo. Este garantiza las Buenas Prácticas Agrícolas (G.A.P por sus siglas en inglés). Esta organización tiene como propósito ayudar a conectar a productores con mercados internacionales aptos para vender productos agrícolas producidos de manera inofensiva, responsable y sostenible.

Ilustración 3: Aguacate Hass listo para exportación [foto tomada de procolombia]

Ilustración 3: Aguacate Hass listo para exportación [foto tomada de procolombia]

El segundo requisito internacional GRASP es creado para la evaluación de Riesgos para las prácticas Sociales. Este requisito proporciona ayuda a los productores para formar buenos sistemas de gestión social en sus cultivos, garantiza condiciones a los trabajadores de dichas fincas y protege el recurso humano de los predios aguacateros.

El tercero es el certificado emitido por APHIS, entidad estadounidense encargada del libre flujo de comercio agrícola, asegurando el estado y cadena de producción de los productos importados a Estados Unidos. De esta forma se está garantizando alimentos libres de plagas y enfermedades. Para certificar lo expuesto anteriormente, se exige un área buffer[1] de 1km, normativa de difícil cumplimiento para muchos de los pequeños productores. Esto debido a la necesidad de tener que ingresar periódicamente a fincas vecinas para tomar muestras contra plagas tropicales. Por esta razón cultivo de pequeños productores no exportan sus frutos a USA.

Ilustración 4: Aguacate Hass antes de llegar a su punto de maduración para la cosecha

Ilustración 4: Aguacate Hass antes de llegar a su punto de maduración para la cosecha

Teniendo en cuenta las normativas de exportación, nos acercamos a Asohass, Asociación De Productores De Aguacate Y Otros Cultivos De Marinilla, quienes nos expusieron puntos claves a la hora de exportar aguacate Hass. Santiago Restrepo, nos cuenta acerca de su finca, la cual tiene 373 árboles de aguacate, con una cosecha de aproximadamente 22 toneladas de este, de los cuales solo 15 toneladas de la cosecha cumplen las características para ser exportado y 7 toneladas se comercializa en el mercado nacional por un precio inferior al costo de producción.

Restrepo nos cuenta que ser pequeños productores para exportar, es una tarea robusta para lograr la rentabilidad del negocio. En primer lugar, ser independiente no es viable, pues lo costos de los certificados internacionales oscilan entre los 8.000.000 de pesos anuales, costo excesivamente alto para cosechas de su tamaño. Detrás de esto nos cuenta, que mediante la unión de pequeños cultivadores lograron adquirir certificados grupales y de esta forma reducir el costo de la certificación en un 90%. Esta asociación produce viabilidad al negocio.

Ahora bien, el precio del mercado internacional paga el kilogramo de aguacate a 3,752 pesos para el 31 de diciembre del 2020, precio que deja un margen de ganancia significativo frente al costo de producir el producto. Santiago hace referencia al alto porcentaje de aguacate que no es apto para la importación. En efecto, significa comercializarlo en el mercado nacional, el cual no cubre ni siquiera el costo de producción, pues él precio transado es de 1257 pesos/kg. Por ende, obtener ganancias de un aguacate cultivado bajo los requisitos internacionales, no es viable a la hora de comercializar el producto en mercados nacionales.

Por otra parte, se identifican en Colombia comercializadoras de “garaje” termino usado para referirse a organizaciones encargadas de la distribución de aguacate en mercados internacionales, sin las debidas certificaciones de productos agrícolas. Estas comercializadoras, obtienen lazos directos con mercados no exigentes de estas regulaciones, transando productos a un menor costo sin los debidos procesos de calidad.

Comercializadoras como estas, ponen en riesgo calidad del producto, seguridad del consumidor y reputación del país. Esto crea un conflicto con las comercializadoras que se rigen bajo estándares internacionales, no solo, poniendo en riesgo la excelencia del aguacate Hass colombiano, sino realizando una competencia deshonesta frente a los productores, quienes invierten recursos y esfuerzo proporcionado productos internacionalmente admitidos.

En conclusión, el aguacate Hass es un producto internacionalmente apetecido, con fuerte producción en Colombia. Se mantiene la viabilidad para la exportación para pequeños productores, siempre y cuando, estos cultivadores formen parte de un grupo de una comercializadora para disminuir costos administrativos. Por otro lado, las inversiones en infraestructura para el cumplimiento de requisitos internacionales encarecen la producción del aguacate, no obstante, el precio del mercado internacional justifica dichas inversiones a comparación del precio del mercado local.

[1] Área Buffer: La zona buffer es un perímetro alrededor de los cultivos de aguacate con 1km de ancho en el cual se exigen estudios cíclicos para el control de plagas.

Bibliografía:

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *