Montes de Oca en Maicao, la Guajira. Tomado de https://viajescape.com.co/montes-de-oca-la-guajira/

La Guajira: valorando el turismo más allá del desierto.

Por: Juan Carlos Salazar Ariza, estudiante de Administración de Empresas de la universidad de los Andes e integrante de la iniciativa ANeIA

La Guajira es un destino turístico por excelencia que atrae personas de todas partes del mundo y de Colombia, que se encuentren interesadas en estar en contacto con un paisaje desértico rodeado de un gran misticismo y cultura ancestral como lo es la Wayuu. Si bien es cierto que un porcentaje del departamento de la Guajira es un árido desierto, y que este es el que ha logrado generar mayor recordación en foráneos, la realidad es que en la Guajira se pueden encontrar diversidad de ecosistemas. El sur de dicho departamento, por su cercanía con la Sierra Nevada de Santa Marta y la Serranía del Perijá, posee un clima de mayor humedad; es una región exuberante en flora y fauna que posee un gran número de nacimientos de agua que derivan en el mar, como es el caso del rio Ranchería. Teniendo en mente que la Guajira es un departamento diverso, rico en flora, fauna y cultura, el potencial del turismo para impulsar el desarrollo económico de la región es muy prometedor, siempre y cuando esta actividad este guiada por esfuerzos públicos y privados bien planificados.

La planificación ha jugado un papel importante en la historia del turismo, si contamos con que es un instrumento de gran utilidad a la hora de organizar un territorio y conocer su vocación, y dentro de ésta, la puesta en valor del territorio resulta clave. San Juan del Cesar es un municipio del sur de La Guajira caracterizado por su vocación agropecuaria, pero poseedor de un enorme recurso natural y cultural, apropiado para el desarrollo de la actividad turística, aunque, es necesario evaluar sus potencialidades y debilidades para obtener un resultado confiable que permita la estructuración de planes y estrategias para el desarrollo del turismo en el municipio, así mismo determinar qué tipo de turismo se puede desarrollar. Es preciso valorar su potencial, estableciendo límites para evitar que la actividad turística produzca afectaciones tanto físicas como culturales, o por lo menos reducirlas a su mínimo posible.

Manantial de Cañaverales San Juan del Cesar, la Guajira. Tomado de https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Manantiales_de_Ca%C3%B1averales_1.jpg

Manantial de Cañaverales San Juan del Cesar, la Guajira. Tomado de https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Manantiales_de_Ca%C3%B1averales_1.jpg

Existen diversos aspectos para valorar un territorio, entre ellos está la valoración económica, que si bien es cuestionada por algunos autores “se considera que ha surgido como argumento para frenar la destrucción de biodiversidad, pretendiendo visibilizar el significado económico de la naturaleza y los beneficios económicos a largo plazo de la conservación” (valoración económica de la biodiversidad, oportunidades y riesgos., 2011).

Las proyecciones en cuanto a turismo del departamento de La Guajira están establecidas y se tiene claramente identificados los municipios con vocación turística propiamente dicha. Pero a pesar de esto, municipios como el que nos ocupa hoy no tiene objetivos claros en cuanto a lo que turismo se refiere. La afirmación anterior se sustenta en los últimos planes de desarrollo municipales, donde, si bien es cierto, se menciona el turismo como una de sus líneas de desarrollo, no se profundiza en el tema, y mucho menos se plantean estrategias para el desarrollo de este. Más aun después de evaluado el cumplimiento de los planes, no se evidencia la estructuración de estrategias para el desarrollo turístico. A pesar de que las proyecciones apuntaban a que:

 En el 2020 La Guajira será el principal destino ecoetnoturístico del Caribe, llegando a niveles de ocupación del 70% anual en la planta hotelera y a una participación del 5% del PIB departamental. Esto se logrará aprovechando las potencialidades turísticas de los municipios, soportadas en la naturaleza y el ambiente, para consolidar una asociación de entidades territoriales con participación de los sectores público y privado que gestione y promueva la inversión en proyectos regionales de desarrollo turístico de alto impacto (Mincit, 2012).

Es preciso también tener en cuenta aspectos importantes como son la satisfacción tanto del turista como del local, la capacidad de carga y la fragilidad de los escenarios naturales y la intercambio cultural que se realiza en la interacción propia del turismo, tratando de minimizar los impactos negativos y maximizar los impactos positivos que este genera.

Balneario el Totumo de San Juan del Cesar, la Guajira. Tomado de https://www.viajaporcolombia.com/cronicas/balnearios-de-san-juan-del-cesar-la-guajira_6441/

Balneario el Totumo de San Juan del Cesar, la Guajira. Tomado de https://www.viajaporcolombia.com/cronicas/balnearios-de-san-juan-del-cesar-la-guajira_6441/

La valoración económica genera un análisis de los destinos, dándole un valor que no es lo mismo que ponerle un precio, que debe generar unos indicadores que permitan conocer la importancia de estos en la calidad de vida de las comunidades. Así pues, Matuclich et al., (1987) citado por James Cruz J. L., (2008) menciona que la necesidad de cuantificar el valor de los servicios que ofrece un recurso recreacional responde al interés de mejorar el análisis costo beneficio en las inversiones en recursos naturales, donde inicialmente las tarifas se fijaban asignando un valor arbitrario a cada día de visita por el número proyectado de visitas (James Cruz, 2008).

La valoración económica es cuantitativa y equilibra la valoración de los destinos en general, por que reduce la subjetividad que aporta la valoración cualitativa de los mismos, sin que en ultimas la elimine por completo. Al valorar un territorio con potencial turístico es preciso que se realice de forma compacta y compleja, como un todo compuesto de muchas partes y desde varias ópticas y sentidos, si bien lo económico puede ser objetivo hay subjetividades que no deben ser eliminadas, ya que aportan a la conservación de patrimonios intangibles como la cultura.

Al realizar la valoración del potencial turístico de San Juan del Cesar, que es el caso que nos ocupa, tener una visión más amplia y desde diferentes disciplinas, valorando los recursos naturales, las comunidades, sus tradiciones y culturas, que permiten conocer y leer los territorios propendiendo por la sustentabilidad de los mismos, para una vez hecha la valoración a modo de diagnóstico, tener los elementos de juicio para planificar y gestionar el municipio como un destino turístico exitoso y garantizar su permanencia en el tiempo.

REFERENCIA BIBLIOGRAFICAS

valoración económica de la biodiversidad, oportunidades y riesgos. (diciembre de 2011). www.ecologistasenaccion.es. (E. e. acción, Ed.) Recuperado el 25 de noviembre de 2015, de www.ecologistasenaccion.es: http://www.ecologistasenaccion.es/IMG/pdf/cuaderno_conclusiones.pdf

Gobernación de La Guajira. (julio de 2012). http://www.laguajira.gov.co. Recuperado el 31 de marzo de 2015, de http://www.laguajira.gov.co: http://www.laguajira.gov.co/web/attachments/1221_Plan%20de%20desarrollo%20tur%C3 %ADstico%20de%20La%20Guajira%202012%20-%202015.pdf

Crosby, A., & Moreda, A. (1997). DESARROLLO Y GESTION DEL TURISMO EN AREAS RURALES Y NATURALES. Madrid, España: Centro Europeo de formación ambiental y turística.

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *