Figura 1. Tilapia Roja. Tomado de: Agronegocios

La Tilapia Roja: la “pesca milagrosa” de la cual nadie habla

Por: Sebastian Zarate, estudiante de Administración de Empresas de la Universidad de Los Andes e integrante de la iniciativa ANeIA

Nosotros, el pueblo colombiano en general, me atrevo a decir que solo pensamos en Tilapia, de forma obsesiva, en el mes de la semana santa, periodo en el cual nos vemos forzados por motivos religiosos de fuerza mayor a optar por el consumo de carnes alternativas a la del res y cerdo. Este exquisito pescado, el cual nos comemos al ajillo, a la plancha, o hasta a veces en un deleitante sancocho, nos da hoy de que hablar por la relevancia que ha cobrado en las exportaciones agrícolas de nuestro país.

Pues, la Tilapia Roja, a nivel nacional, se produce por medio de la piscicultura en fincas lejanas a las desembocaduras de los principales ríos de nuestro país, como lo son el Magdalena, Rancherías, Ceibas, Guaviare, Meta, Arauca y demás; algo que parece no tener sentido en nuestra cabeza, y que por lo menos a mí, no deja de sorprenderme.

Estas, son introducidas en forma de alevinos (crías recién nacidas) a estanques de geomembrana o de tierra, en donde consumen harina de pescado (cuyo contenido nutricional varia en la etapa que se encuentre el cultivo), pues a medida que van creciendo, necesitan de un porcentaje mayor, o menor de proteína, que es contemplado en los alimentos extruidos que proporciona Italcol para esta actividad. Por ejemplo, “en las semanas 4-6 de la cría de los alevinos, la harina suministrada contiene un 40% de proteína, índice que baja gradualmente hasta el 24% en las semanas 20-24” (Acevedo, Villamizar, 2020).

Figura 2. Alevinos de Tilapia Roja. Tomado de: La Republica.

Figura 2. Alevinos de Tilapia Roja. Tomado de: La Republica.

Además, estos cultivos deben ser monitoreados de manera constante para medir el nivel de oxigenación del agua y otros parámetros de calidad, “los cuales determinan la ausencia, o presencia de “patógenos oportunistas, como bacterias, parásitos u hongos” (Acevedo, Villamizar, 2020). Estos ponen en riesgo la supervivencia de las tilapias que se encuentran en etapas de cría y engorde y así mismo la rentabilidad y viabilidad de el negocio.

Es por ello, que también se utilizan probióticos, los cuales son “formulas balanceadas de células bacterianas, junto con nutrientes 100% orgánicos que ayudan a que las bacterias se multipliquen y colaboren en la producción de metabolismo activos que hacen que el producto sea eficiente” (Acevedo, Villamizar, 2020). Estos, son agentes mitigadores que absorben materia orgánica, disminuyendo los niveles de amoniaco, lo que causa que no se acumule nitrito ni nitrato en el agua, “lo cual reduce de manera significativa la cantidad de bacterias oportunistas patógenas por la competencia por nutrientes disueltos en agua y por los metabolismos activos” (Acevedo, Villamizar, 2020).

Figura 3. Estanques de Geomembrana. Tomado de: Geosai.

Figura 3. Estanques de Geomembrana. Tomado de: Geosai.

Los ciclos de estos cultivos a nivel nacional se encuentran en la franja de 6 a 9 meses, dependiendo principalmente de la tecnificación y dotación de la granja en la que se encuentren. Los estanques de geomembrana, o de polietileno reforzado, son mas eficientes y amigables con el medio ambiente que los cultivos que se encuentran en estanques cavados. Pues, estos estanques particulares facilitan el conteo de mortalidad, eliminación de depredadores, manejo de calidad del agua, control sanitario, y la alimentación, que es lo mas relevante para entregar al comercializador un producto uniforme. Además, no hay recambios de aguas esencialmente, lo que anula el riesgo de contaminar fuentes hídricas de elementos nocivos. Un cultivo sembrado en geomembrana de polietileno de alta densidad le otorga al productor facultades para monitorear mas eficientemente a sus alevinos y peces por medio de las razones ya interpuestas, lo que lo ayuda a ser mas productivo y rentable en el mediano y largo plazo.

Ahora, a cerca de las dinámicas del mercado de Tilapia en los mercados extranjeros, que son nuestros principales mercados de interés, por lo que en Colombia los costos de producción son ultra competitivos a nivel mundial frente a otros países productores como China, Costa Rica y naciones africanas, lo que convierte a la Tilapia Roja en un alimento y producto agrícola con vocación exportadora. “En el 2020, desde el país se exportaron 11.595 toneladas de Tilapia Roja (60 millones de dólares), hacia mercados como el estadounidense (principal), peruano, canadiense, alemán, ecuatoriano y chileno” (Urrego, 2021). Esto nos da un valor FOB de 517 dólares por tonelada de Tilapia. Es importante recalcar que las exportaciones de este producto crecieron 65% con respecto al 2019, lo cual nos dice que los empresarios de este gremio al igual que inversionistas le han apostado a potencializar los cultivos de Tilapia Roja, por encima de la Trucha, y la Mojarra.

Ahora bien, El 59% de la producción nacional de Tilapia Roja se concentra en el departamento del Huila, lo cual yo identifico, como una oportunidad de mejora en este negocio por lo que la proximidad de dicho departamento con los puertos de salida hacia el atlántico es deficiente. Esto, dificulta la exportación de tilapia fresca, la cual tiene un ciclo de consumo de 72 horas desde que es refrigerada a 6 grados centígrados, y la cual es mejor paga que los filetes congelados de Tilapia. Pues, el kilo de tilapia fresca, en el mercado estadounidense lo pagan 2 dólares por encima del kilo de filete congelado.

Es por ello, que mediante este articulo le hago una invitación a los piscicultores para que se aventajen de la posición privilegiada que tienen departamentos como Bolívar y La Guajira, en donde el acceso a la tierra barata es una realidad. Evidentemente, la calidad de los suelos es indiferente en este negocio particular, debido a que solo se tiene que cavar un poso inicialmente para llenar los tanques de agua, y mas nada. La ventaja competitiva esta en poder sacar el producto terminado, el cual seria Tilapia fresca en su mayoría, más rápido para así llegar a lugares cada vez mas remotos en los Estados Unidos, lo cual hoy, exportando desde el Huila, no se puede. Además, los ingresos que se perciben por el productor son mayores, manteniendo los mismos costos de producción.

Así que, estimado empresario, aventúrese, y sigamos fomentando y creciendo las exportaciones de este maravilloso cultivo que hoy sabemos que nos permite diversificar nuestra matriz de ingresos en moneda extranjera de una manera rentable y no tan intensiva en capital.

Referencias

S.A.S., E. L. (n.d.). Exportaciones piscícolas tuvieron su mejor año en 2020 y llegaron a las 12.898 toneladas. Tomado de: https://www.agronegocios.co/agricultura/exportaciones-piscicolas-tuvieron-su-mejor-ano-en-2020-y-llegaron-a-las-12898-toneladas-3128124

Plan de negocios para la exportación de Tilapia Roja en estanques de geomembrana bajo parámetros de ambiente controlado en el municipio de los Santos. Acevedo Juan. Villamizar, Cesar. 2020. Bucaramanga, Colombia.

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *