Bioeconomía: La clave para el desarrollo sostenible

Por Camilo Gutierrez Ilian, estudiante de Administración de Empresas de la Universidad de los Andes

“El proceso económico no puede entenderse aisladamente de las leyes de la naturaleza” – Nicholas Georgescu Roegen

Las ideas y críticas de este visionario filósofo rumano al desarrollo industrial de la época se convertirían, décadas después, en la base de uno de los pilares de sostenibilidad: la Bioeconomía.

“Es como si la especie humana pareciera decidida a llevar una vida corta pero extravagante”, afirmaba refiriéndose al consumismo desenfrenado de los años treinta en Europa que, si bien potenciaba a las industrias manufactureras, también amplificaba los efectivos negativos sobre el medio ambiente.

Paradójicamente han sido las preferencias del consumo masivo las que han conducido la transición industrial hacia alternativas sostenibles. Con cada nueva generación ha aumentado la consciencia por el cuidado de los recursos y el bienestar social, impulsando a las firmas a repensar sus operaciones con el fin de alinearse con estos principios.

Recientemente se ha usado el término “Bioeconomía” para referirse a este conjunto de principios. La ONU los describe como la producción, utilización y conservación de los recursos biológicos, incluidos los conocimientos relacionados, la ciencia, la tecnología y la innovación, para proporcionar información, productos, procesos y servicios a todos los sectores económicos con el objetivo de avanzar hacia una economía sostenible«.

En este sentido se busca priorizar la protección del medio ambiente, la biodiversidad y prevenir la sobreexplotación de recursos por medio de tecnologías que consigan una eficiencia productiva al integrar conocimientos y capital de manera óptima. De esta manera, se crean modelos económicos que dan valor agregado a recursos renovables, convirtiéndolos en productos y servicios que priorizan la sostenibilidad ambiental y social.

Un ejemplo de estos modelos proviene de la firma norteamericana Haldor Topsoe. Su tecnología MOSAIK es capaz de transformar azúcares concentrados en diferentes tipos de productos como envoltorios y envases PET , sin uso de derivados del petróleo y a una fracción de su costo. Esto es posible ya que los azúcares contienen el 75% de la biomasa necesaria para producir una gran variedad de productos, convirtiéndose una alternativa viable y atractiva para reemplazar el petróleo como el componente principal de diferentes elaboraciones.

Envases hechos con tecnología MOSAIK. Recuperado de https://www.elempaque.com/temas/Braskem-y-Haldor-Topsoe-cooperan-en-ruta-pionera-para-el-desarrollo-de-MEG-renovable+129703

Envases hechos con tecnología MOSAIK. Recuperado de https://www.elempaque.com/temas/Braskem-y-Haldor-Topsoe-cooperan-en-ruta-pionera-para-el-desarrollo-de-MEG-renovable+129703

Gracias a la naturaleza costo-eficiente de estos métodos y tecnologías, los países que no cuentan con una inversión importante en infraestructura pero que dependen en gran medida de ella para ser competitivos, como en América Latina, tienen una gran oportunidad para adaptarlos en sus sistemas de producción.

En particular, Colombia es uno de los países que ostenta mayores facilidades e incentivos para realizar esta transición. La falta de tecnificación rural en el país se traduce en diferentes oportunidades para consolidar métodos innovadores de producción, ya que al ser menos costosos de implementar que las alternativas tradicionales permite un mayor acceso a ellos.

Uno de los mayores problemas del país en términos de transporte de alimentos es su preservación. La solución a esto puede tenerla la empresa de biosciencia Chr. Hansen, la cual desarrolló hace poco un cultivo especial de bacterias que permite extender la vida de alimentos delicados como leche y verduras hasta por 7 días. Si Colombia empleara este tipo de tecnologías podría reducir el costo de transporte, almacenamiento y procesamiento de alimentos al reducir su caducidad anticipada.

Algunos de los principales beneficios y características de la bioeconomía son la independencia de fuentes no renovables, el aumento de empleo, la recuperación de especies y recursos y la reducción de la desigualdad, ya que se comporta como un motor de desarrollo de industria y competitividad para países con una dependencia importante de materias primas.

El gobierno ha consolidado un plan de acción que promueve este tipo de prácticas a través de diferentes instancias a lo largo del territorio nacional. El plan, conocido como la “Misión de Bioeconomía”, busca aportar facilidades y soluciones para generar un crecimiento sostenible en las diferentes industrias del país. El plan considera las siguientes regiones como prioritarias para su desarrollo:

Imagen recuperada de https://minciencias.gov.co/sites/default/files/upload/paginas/bioeconomia_para_un_crecimiento_sostenible-qm_print.pdf

Imagen recuperada de https://minciencias.gov.co/sites/default/files/upload/paginas/bioeconomia_para_un_crecimiento_sostenible-qm_print.pdf

Sin embargo, traducir estas características a la realidad ha resultado en una misión difícil para el gobierno. La razón de esto es que fricciones como la ausencia del Estado, la existencia de grupos armados y cultivos ilegales, la corrupción y el desconocimiento del territorio hacen de esta tarea un reto de gran magnitud. Las alternativas bio-económicas aún suelen ser menos costo-eficiente que los derivados del petróleo. Sin embargo, incentivos específicos por parte del gobierno como subsidios e impuestos lograrían un empujón en la dirección correcta para la industria colombiana en materia sostenible.

En una mayor escala, cabe resaltar que el apoyo mutuo entre los países de la región es clave para lograr la sostenibilidad bioeconómica en Colombia y Latinoamérica. Realizar estrategias conjuntas dentro de marcos legales que impulsen prácticas como la transferencia de conocimientos les permite a las economías apoyarse y complementarse, como ha ocurrido dentro de los países de la Unión Europea que fomenta estas prácticas desde el 2018.

La Bioeconomía presenta diferentes soluciones a muchos de los problemas que enfrenta la humanidad. La adopción de estas técnicas por parte de numerosos países con miras a cumplir las agendas de desarrollo propuestas en las cumbres ha permitido consolidar nuevas formas de creación de valor, para las cuales tanto firmas como consumidores están dispuestos a cuestionar las maneras tradicionales de producir y consumir. Si bien hay importantes retos para la integración completa de estas prácticas, también existen importantes oportunidades que pueden ser aprovechadas con miras a la innovación y hacia un futuro verdaderamente sostenible para Colombia y América Latina.

 

 

Bibliografía:

 

Ecología Política(2008). La bioeconomía de Georgescu Roegen. Recuperado de: https://www.ecologiapolitica.info/?p=5511.

https://stateofgreen.com/en/partners/haldor-topsoe-is-commitet-to-catalysis/

https://www.javeriana.edu.co/pesquisa/tag/bioeconomia/

https://stateofgreen.com/en/partners/state-of-green/news/five-examples-of-the-circular-bioeconomy-in-practice/

https://www.unbosque.edu.co/centro-informacion/noticias/que-es-y-en-que-consiste-la-bioeconomia

Plan de Bioeconomía, Gobierno Nacional Colombiano: https://minciencias.gov.co/sites/default/files/upload/paginas/bioeconomia_para_un_crecimiento_sostenible-qm_print.pdf

https://www.iberdrola.com/sostenibilidad/bioeconomia-que-es

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.